miércoles, 11 de febrero de 2009

Michelle Obama en Vogue

Este mes Vogue trae en portada a Michelle Obama, la nueva Primera Dama de USA, con el titular: "La Primera Dama que el mundo estaba esperando"


Michelle tiene el mérito de ser la segunda Firts Lady tras Hillary Clinton en posar para la cubierta de la Biblia de la Moda. Desde el 2005 ninguna mujer negra era portada de Vogue. Han sido muy pocas las féminas de color que han podido conseguirlo, y si dejamos de lado a las modelos, reducimos la lista a Mel B, Oprah Winfrey, Halle Berry y Jennifer Hudson. En el caso de Jennifer Hudson como en el de Michelle Obama el mérito es de André Leon Talley, uno de los directores de moda de la versión americana del Vogue.


En las fotos Michelle luce modelos de diseñadores americanos como lo hizo durante toda la campaña electoral de su marido, en este caso los elegidos fueron tres de sus favoritos, Narciso Rodriguez, J. Crew y Jason Wu.

La elección de cada look no es casual en ninguna ocasión, siempre la elección de los diseñadores no sólo ha demostrado su interés por la moda, sino que ha intentado mostrar la interculturalidad que existe en USA a través de los nombres de sus diseñadores, todos procedentes de familias o directamente inmigrantes en el país, y pertenecientes a culturas que conforman minorías en los Estados Unidos, como los latinos, asiáticos y afro-americanos. O bien usando marcas que se han convertido en seña de identidad americana pero de la más moderna y real, y no de aquella rancia de Hilfiger y Ralph Lauren. Un caso concreto de mensaje político a través de su vestuario fue el abrigo y vestido del día de la investidura, diseñado por Isabel Toledo consejera de varias casas de moda, y trendsetter newyorquina de origen cubano, que realiza colecciones solo cada 2 años de media; y el mensaje era claro: "Un nuevo punto de vista hacia las relaciones con Cuba", y además una de las primeras decisiones del Presidente sería el cierre de Guantanamo.
Michelle es una mujer inteligente y sabe llegar a la gente, por eso durante la campaña, con todos los problemas de la crisis económica mundial no dudó en elegir un vestido de una tienda de precios bajos, para demostrar que ella era una mujer americana más, y que podía ahorrar en su presupuesto y comprando en cualquier tienda y lucir bien.

El interés que su elegancia y estilo han despertado en la prensa de moda es tanto como el despertado por su marido en la prensa económica mundial, desde Jackie Kennedy ninguna primera dama había causado este revuelo, sólo desde hace unos meses Carla Bruni había conseguido volver las miradas de la moda nuevamente sobre una primera dama.

Si es la Primera Dama que el mundo esperaba, no lo sabemos, pero creo que sí es la Primera Dama que el mundo de la moda esperaba. Ahora sólo queda esperar su desempeño político y los looks de cada ocasión que esperemos nos sigan dando pistas sobre el camino que seguirá su marido en el gobierno.

1 comentario:

Perla H dijo...

Un poquito más de tacón Sra. Obama... (por criticar algo @;-))